Cataratas

¿Qué son las cataratas?

Son la primera causa de ceguera a nivel mundial y se deben a una opacidad del cristalino, la lente del ojo. El cristalino tiene por misión concentrar la luz y dirigirla hacia la parte trasera del ojo, donde se encuentra la retina o ‘pantalla’ donde se proyectan las imágenes de lo que vemos. Gracias a los llamados ‘músculos ciliares’, el cristalino puede estirarse o contraerse y con ello permitir un enfoque adecuado de los objetos lejanos o cercanos. Sin embargo, con la edad es habitual que el cristalino pierda elasticidad, de manera que cuesta más enfocar. Esto es lo que se conoce como presbicia o vista cansada.

Pero más allá de la vista cansada, con la edad y por el daño de la radiación solar, las proteínas del cristalino a menudo se coagulan y forman ‘grumos’ dentro de la lente que hace que pierda su transparencia característica.  Este fenómeno es lo que se conoce como cataratas (es como si pasáramos de tener un cristal limpio y transparente a uno empañado con vaho).

¿Cuáles son sus causas?

A parte de la radiación solar, otro tipo de factores pueden contribuir al desarrollo de cataratas como son: traumatismos oculares, algunas enfermedades (ej. diabetes o hipotiroidismo), ciertas toxinas (ej. fármacos como los corticoides), algunas enfermedades de piel y factores ambientales como el tabaco.

El cristalino consta de 3 partes: una zona central o núcleo, una zona que rodea a éste llamada corteza y finalmente una capa externa o capsular. En función de la zona del cristalino que esté dañada se habla de: cataratas nucleares, corticales o capsulares.

Las cataratas nucleares son las más habituales y están asociadas con la edad.